Sombreros para el verano

Un sombrero no sólo nos protege del sol sino que, además, potencia nuestro estilo. Desde los clásicos panamá hasta las pamelas, existe una gran variedad de sombreros que nos pueden ayudar a conseguir una imagen perfecta este verano.

sombreros-verano-2012-L-TTtxQn

El sombrero es uno de los complementos con más historia y, al mismo tiempo, un símbolo atemporal de refinamiento y distinción. Sin embargo, más allá de la pamela y el borsalino, muchas veces no somos conscientes de la enorme variedad de formas y tamaños disponibles, sus denominaciones o sus variados orígenes.

Más en concreto, entre los clásicos encontramos varios tipos de sombreros cuyos materiales suelen variar en función de la época del año. ¿Cuál es tu favorito?

Canotier: Sombrero fabricado en paja con corona plana. Se asocia con los gondoleros de Venecia.

Cloché: Sombrero en forma de campana utilizado tradicionalmente por las flappers en la Era del Jazz en la década de los 20´s.

Floppy hat: Maxi sombreros de ala ancha y flexible que aparecieron en la época de los 70 cuyo diseño sigue vigente temporada tras temporada.

floppy_hat_vogue

Panamá: Sombrero de paja tejido a mano con hojas de palma de Jipijapa. De ahí su nombre también de sombrero de Jipijapa. Pese a su nombre, los auténticos panamá no proceden de Panamá sino de Ecuador.

Fédora: Otro modelo clásico, frecuentemente confudido con el borsalino, es el típico sombrero que lleva Indiana Jones o los gangsters de la década de los 30. Hoy lo usan indiferentemente hombres y mujeres.

Borsalino: Es una marca (no un tipo de sombreros) que debe su origen a su fundador Giuseppe Borsalino, que empezó a fabricarlos en Alessandría (Italia) en 1857. Los auténticos son de fieltro aunque en verano muchas marcas siguen fabricándolos en paja.

borsalino2

Pero, ¿cómo elegir el sombrero perfecto?

Como siempre, a la hora de elegir una prenda o un complemento, hemos de prestar atención a las características propias de nuestro cuerpo, con el fin de conseguir una imagen de proporciones equilibradas.

Así, para las caras más redondeadas, se recomiendan los sombreros con poca ala y copa más alta. Para las caras pequeñas, también el ala corta. En cambio, para compensar una silueta con muchas curvas, lo ideal es el sombrero o la pamela de ala ancha.

En cuanto al tamaño del sombrero, debemos ajustarnos a las normas de protocolo: “A medida que avanza la hora del día, decrece la medida del sombrero”. En otras palabras, acertaremos si lucimos sombreros grandes sólo por las mañanas.

Deja tu comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Andrea Vilallonga
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@andreavilallonga.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies