Las 3 novias del año

Estos últimos meses hemos sido protagonistas de las bodas más destacadas desde hace años.
La más esperada y aclamada, la de los príncipes de Inglaterra, hemos visto como Kate Middlenton se convertía en princesa. Otra princesa Inglesa, está mucho más controvertida y menos convencional, Kate Moss se casó el mismo de día que Charlene Wittstock, dando continuidad al trono Monegasco.

Todas 3 diferentes, diferentes status, diferentes edades, diferentes estilos. Como siempre digo, tenemos que escoger nuestros outfits acorde con nuestra persona, quién somos y qué queremos transmitir.  Cada una por mi acertó en su elección, ya que nos pueda gustar más o menos cada look, creo firmemente que cada una iba acorde con quien era.
Vamos a verlo.

KATE MIDDLENTON

Kate Middlenton, una persona elegante y comedida, fina, sencilla, pero con estilo joven y con un halo de inocencia, escogió un vestido femenino con volumen en la falda y cuerpo entallado.
De escote corazón, manga larga de encaje Chantilly y Cluny, y falda con volumen con cola de 2.70 metros, elaborado en satén marfil y blanco, toda la cola y el frontal de la falda bordada.
Era un vestido sencillo y complejo a la vez, distinción de la casa, ya que era de Alexander McQueen por Sara Burton, el encaje en manga larga le da un toque de distinción y elegancia que favorece muchísimo.
Este no era el caso, pero pudiéramos superponer este encaje solo para la iglesia y sacárnoslo para el convite, consiguiendo un efecto princesa espectacular, muy Audrey Hepburn, con el escote corazón y la maxifalda. Sólo una idea para aquellas que tengan un escote bonito y estén enamoradas del estilo de KATE.
Los zapatos de la novia están hechos a mano por el equipo de Alexander McQueen y están elaborados en satén marfil con un encaje bordado por la Real Escuela de Costura.
Los complementos eran de estilo vintage, acorde con el vestido y la tiara de Cartier que la reina madre le prestó.

KATE MOSS

Kate Moss, como siempre, rompiendo moldes, pero con un precioso vestido estilo romántico diseñado, por su amigo John Galliano (algo bueno que le ha pasado después de las controvertidas declaraciones). Vistió de marfil y con velo de corte romántico, en gasa y plumeti y con detalles de pailletes dorados en el bajo de la falda, que hacían un degrade desde la parte de la cadera. Personalmente creo que era un diseño impresionante y acorde con su complicada personalidad!
Una parte muy destacada de su look era el velo, sujeto por una diadema con una pequeña flor. Los zapatos eran blancos con un pequeño detalle azul, que simboliza amor duradero, de Manolo Blahnik.
Con un maquillaje casi inapreciable y un pelo natural (no creo que la peinaran la verdad…), irradiaba felicidad, con lo cual estaba preciosa, creo realmente, que en esa boda todo el mundo disfrutó de la fiesta e indudablemente de la belleza de la novia, que tuvo la suerte de retratar el maravilloso fotógrafo Mario Testino.
El ramo de margaritas y rosas blancas encajaba a la perfección con el estilo de la boda.
El detalle de no llevar sujetador, el pelo sin peinar y poco maquillaje, podría ser criticado pero creo que define perfectamente como es ella, a parte de que es Kate Moss, un ícono, con lo cual podría afirmar que me gusta, ya que puede que ese día lo le apeteciera ser un maniquí, no creéis?

CHARLENNE WITTSTOCK

Totalmente distinta a las otras dos, a parte de la controversia y la seriedad que envolvió todo el acto, su vestido iba totalmente acorde con ella y la ceremonia. No es tan joven como Kate, y su estilo es más convencional. Elegante y seria eligió un diseño de la colección Armani Privé.
Una boda de palacio siempre tiene que seguir una lista de códigos infinita. El vestido era clásico con cola, velo y de líneas rectas ( como todo lo de Armani) y realmente se adaptaba a su figura ( cosa que no es habitual…)
Confeccionado en seda y organiza, destacaban los bordados de pedrería, elaborados con nada más y nada menos que 40.000 cristales Swarosvski, 20.000 piedras en tonos dorados y lágrimas de nácar. Se dice que se necesitaron más de 100 horas de trabajo para bordarlo. El vestido de Charlenne también contaba con cinco metros de cola y un impresionantes velo de tul. Un peinado recogido bajo, envuelto en una joya estilo vintage con motivos florales que le daba un punto romántico a la sobriedad del look.

Un vestido de novia, tiene que definir completamente el estilo de cada mujer, su personalidad, sus gustos, sus deseos. Es un vestido muy personal con el que vivirás seguramente, uno de los días más felices de tu vida. No he conocido una novia que no se preocupara por él.
Estad tranquilas, escoged con el que más identificadas os sintáis y con el que más os deje disfrutar!! (ya que hay vestido que pueden ser preciosos pero no cómodos)
Un consejo, en cuanto te pruebas el vestido de tu vida, normalmente le siguen… escalofríos, risas y lagrimas! Entonces ya sabes que has acertado 😉

Como fue tu experiencia??

Deja tu comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Andrea Vilallonga
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@andreavilallonga.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies