La ropa cómoda: más allá de las prendas

En los últimos años, las prendas extra-grandes y la moda deportiva se han puesto a la cabeza de las tendencias pero, ¿la ropa cómoda nos hace sentir necesariamente cómodos? ¿Está la comodidad sobrevalorada?

image

Comúnmente, cuando hablamos de ropa cómoda nos referimos a aquellas prendas que resultan fáciles de llevar tanto por su holgura como por la elasticidad de los materiales, como por ejemplo, un chándal. Pero si vamos un paso más allá, nos encontramos que la ropa «cómoda» también ha sido reinterpretada por la moda, dando lugar a varias tendencias con nombre propio:

Sporty Chic : Looks femeninos y masculinos que combinan prendas sofisticadas con prendas deportivas, como por ejemplo una sudadera o unas zapatillas de running. El resultado es un contraste interesante que sigue teniendo gran aceptación.

image

Bussiness Casual: Significa adaptar la ropa de trabajo más formal a un nivel más cercano a la vida fuera de la oficina. Es decir, un look profesional pero que prescinde del uso de la corbata o la chaqueta del traje.

Baggy pants: De tendencia este 2014, este tipo de pantalones amplios de cintura elástica permiten combinarse con camisa durante el día o con un top para la noche, y son una buena opción para entretiempo.

Sin embargo, una sudadera o un pantalón de chándal no tienen porqué ser necesariamente prendas cómodas. La verdadera comodidad es la cualidad de aquello que nos hace sentir bien. Por ejemplo, unos stilettos posiblemente nos harán sentir mucho más cómodos que cualquier zapatilla si hemos sido invitados a un un cóctel. O una camisa puede ayudarnos a sentir más seguridad en una entrevista de trabajo que una camiseta de tirantes.

En otras palabras, podría decirse que la comodidad puede encontrarse en cualquier prenda siempre que exista coherencia con la situación para la que ha sido elegida. Así pues, la comodidad no sólo es cuestión de holgura, si no también de protocolo y saber estar.

En los últimos años, las prendas extra-grandes y la moda deportiva se han puesto a la cabeza de las tendencias pero, ¿la ropa cómoda nos hace sentir necesariamente cómodos?

image

Comúnmente, cuando hablamos de ropa cómoda nos referimos a aquellas prendas que resultan fáciles de llevar tanto por su holgura como por la elasticidad de los materiales, como por ejemplo, un chándal. Pero si vamos un paso más allá, nos encontramos que la ropa «cómoda» también ha sido reinterpretada por la moda, dando lugar a varias tendencias con nombre propio:

Sporty Chic : Looks femeninos y masculinos que combinan prendas sofisticadas con prendas deportivas, como por ejemplo una sudadera o unas zapatillas de running. El resultado es un contraste interesante que sigue teniendo gran aceptación.

image

Bussiness Casual: Significa adaptar la ropa de trabajo más formal a un nivel más cercano a la vida fuera de la oficina. Es decir, un look profesional pero que prescinde del uso de la corbata o la chaqueta del traje.

Baggy pants: De tendencia este 2014, este tipo de pantalones amplios de cintura elástica permiten combinarse con camisa durante el día o con un top para la noche, y son una buena opción para entretiempo.

Sin embargo, una sudadera o un pantalón de chándal no tienen porqué ser necesariamente prendas cómodas. La verdadera comodidad es la cualidad de aquello que nos hace sentir bien. Por ejemplo, unos stilettos posiblemente nos harán sentir mucho más cómodos que cualquier zapatilla si hemos sido invitados a un un cóctel. O una camisa puede ayudarnos a sentir más seguridad en una entrevista de trabajo que una camiseta de tirantes.

En otras palabras, podría decirse que la comodidad puede encontrarse en cualquier prenda siempre que exista coherencia con la situación para la que ha sido elegida. Así pues, la comodidad no sólo es cuestión de holgura, si no también de protocolo y saber estar.

En los últimos años, las prendas extra-grandes y la moda deportiva se han puesto a la cabeza de las tendencias pero, ¿la ropa cómoda nos hace sentir necesariamente cómodos? ¿Está la comodidad sobrevalorada?

image

Comúnmente, cuando hablamos de ropa cómoda nos referimos a aquellas prendas que resultan fáciles de llevar tanto por su holgura como por la elasticidad de los materiales, como por ejemplo, un chándal. Pero si vamos un paso más allá, nos encontramos que la ropa «cómoda» también ha sido reinterpretada por la moda, dando lugar a varias tendencias con nombre propio:

Sporty Chic : Looks femeninos y masculinos que combinan prendas sofisticadas con prendas deportivas, como por ejemplo una sudadera o unas zapatillas de running. El resultado es un contraste interesante que sigue teniendo gran aceptación.

image

Bussiness Casual: Significa adaptar la ropa de trabajo más formal a un nivel más cercano a la vida fuera de la oficina. Es decir, un look profesional pero que prescinde del uso de la corbata o la chaqueta del traje.

Baggy pants: De tendencia este 2014, este tipo de pantalones amplios de cintura elástica permiten combinarse con camisa durante el día o con un top para la noche, y son una buena opción para entretiempo.

Sin embargo, una sudadera o un pantalón de chándal no tienen porqué ser necesariamente prendas cómodas. La verdadera comodidad es la cualidad de aquello que nos hace sentir bien. Por ejemplo, unos stilettos posiblemente nos harán sentir mucho más cómodas que cualquier zapatilla si hemos sido invitadas a un un cóctel. O una camisa puede ayudarnos a mostrar más seguridad en una entrevista de trabajo que una camiseta de tirantes.

En otras palabras, podría decirse que la cualquier prenda puede hacernos sentir cómodos siempre que exista coherencia con la situación para la que ha sido elegida. Así pues, la comodidad no sólo es cuestión de holgura, si no también de protocolo y saber estar.

Deja tu comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Andrea Vilallonga
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@andreavilallonga.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies