El misterio de las «bermudas»

No es que el sol me haya afectado más de la cuenta y me haya dado por resolver el misterioso enigma del triángulo de las Bermudas, no. Sin embargo, este verano he observado a mi alrededor otro fenómeno algo menos extraño: los hombres y el pantalón corto no terminan de llevarse bien.

norm

Aunque el verano está a punto de terminar, todavía en muchas ciudades quedan unos cuantos días de calor, o lo que es lo mismo, una última oportunidad para lucir sandalias, tirantes y pantalón corto en la vuelta a la oficina o durante nuestro día a día.
En el caso de ellas, parece que las opciones para crear un look acertado son muchas y están bajo control. En concreto, los pantalones cortos son una prenda más que conocida y fácilmente combinable. Sin embargo, ellos tienen más problemas a la hora de “enseñar pierna”.

¿Cómo puede hacer un caballero para ponerse unas bermudas sin dejarse la elegancia y el estilo en casa?

Las pautas básicas son muy sencillas. Lo primero, aunque suene obvio, es elegir la bermuda adecuada. Los pantalones cortos deportivos están bien, pero para hacer deporte. Los pantalones reciclados-recortados, también, pero no si lo que estamos buscando es un estilismo “distinguido”. Lo mismo ocurre con las bermudas tipo “cargo” demasiado holgadas y con enormes bolsillos. Mi consejo es que optes por unas bermudas rectas con presillas para el cinturón. Como veremos después, los complementos son más esenciales que nunca.
FOTO 2

Lo siguiente es encontrar un buen compañero para la bermuda, saber combinar. Un polo de color liso o estampado es una elección muy correcta. Se trata de buscar un contraste adecuado con el tono de la bermuda, en función del estilo propio de cada uno. También, se puede combinar la bermuda con un suéter de algodón o bien con una camisa, y doblar las mangas hasta el codo para “relajar” el look. Pero, si lo que queremos es marcar la diferencia y lucir máxima elegancia en pantalón corto, debemos combinar las bermudas con una chaqueta tipo blazer cruzada (de verano, ¡sin forro!).

FOTO3

Foto de Zara

Por último, como ocurre a menudo, unos buenos complementos pueden marcar la diferencia. Me refiero, por ejemplo, al tema de los zapatos. Este verano, he visto a muchos chicos jóvenes que pasan de las zapatillas de deporte a las chancletas, y viceversa. Unos tenis de lona básicos con calcetines cortos son la opción más conservadora para quienes aún temen a los zapatos. Si no, unos náuticos, unos mocasines, unas sandalias de cuero o unos zapatos ligeros de cordones (sin calcetines en estos casos) son algunas soluciones apropiadas.
Aparte del calzado, recuerda que cuentas con un montón más de complementos a tu alcance: cinturones lisos o trenzados, pañuelos para el bolsillo, corbatas, pajaritas, bolsas de mano… En este consejo, podréis encontrar algunas pautas para aquellos que les queden dudas a la hora de combinar complementos. ¡Espero que os sea útil y feliz fin de verano a todos/as!

Deja tu comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Andrea Vilallonga
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@andreavilallonga.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies