Decálogo del buen calzoncillo

Desde que David Beckam posó en 2012 como imagen de H&M, el tema de la ropa interior masculina ha recobrado la importancia que se merece.

Y es que una buena imagen siempre es mejor si se empieza por el principio (y no me estoy refiriendo a la depilación láser).

La ropa interior revela importantes aspectos sobre nuestra personalidad, estado de ánimo y también sobre nuestras intenciones. Pero, en el caso de los hombres, las opciones son tantas que es importante establecer un criterio para aprender a elegir bien.

Ni tu madre, ni tu hermana, ni tu novia. Un hombre ha de ser capaz de elegir sus propios calzoncillos.

Elige ropa interior de calidad, es decir, de tejidos sencillos pero a base de fibras naturales, como el algodón. La seda o el raso mejor dejarlos para otras prendas.

Los calzoncillos desgastados solo quedan bien en un sitio: en el cubo de la basura.

4. Invierte en ropa interior. No resulta tan cara cuando piensas que es la única que utilizas todos los días.

5. Los estampados clásicos (rayas o cuadros) siempre funcionan mejor que los estampados «chistosos» o infantiles. Aunque un punto de humor en tus calzoncillos favoritos, está permitido.

6. Los colores más comunes y menos problemáticos son los neutros: blanco, negro, gris.

7. Enseñar el elástico de los calzoncillos no siempre favorece. Para empezar, dirigirá la mirada de los demás hacia él, por tanto, depende cuánto quieras presumir de cintura. En segudo lugar, hay elásticos bonitos y otros que no lo son tanto, lo que puede ser un buen punto de partida a la hora de elegir tus próximos calzoncillos.

8. Slip, bóxer, tanga o long john… cada opción tiene sus ventajas y sus inconvenientes. La elección depende del día y de la comodidad que cada uno le pida a su ropa interior.

9. Mejor con calzoncillos siempre, pero sobre todo en invierno. No descartes los calzoncillos largos o long john para los días más fríos. Hay modelos ajustados para una mayor comodidad.

10. Elige bien la talla. Tanto una talla demasiado grande como una demasiado pequeña puede resultar realmente molestas e interferir en el resto de tu imagen.
David Beckam posó en 2012 como imagen de H&M, el tema de la ropa interior masculina ha recobrado la importancia que se merece.

Y es que una buena imagen siempre es mejor si se empieza por el principio (y no me estoy refiriendo a la depilación láser).

La ropa interior revela importantes aspectos sobre nuestra personalidad, estado de ánimo y también sobre nuestras intenciones. Pero, en el caso de los hombres, las opciones son tantas que es importante establecer un criterio para aprender a elegir bien.

Ni tu madre, ni tu hermana, ni tu novia. Un hombre ha de ser capaz de elegir sus propios calzoncillos.

Elige ropa interior de calidad, es decir, de tejidos sencillos pero a base de fibras naturales, como el algodón. La seda o el raso mejor dejarlos para otras prendas.

Los calzoncillos desgastados solo quedan bien en un sitio: en el cubo de la basura.

4. Invierte en calzoncillos. No es caro

5. Los estampados clásicos (rayas o cuadros) siempre funcionan mejor que los estampados «chistosos» o infantiles. Aunque un punto de humor en tus calzoncillos favoritos, está permitido.

6. Los colores más comunes y menos problemáticos son los neutros: blanco, negro, gris.

7. Enseñar el elástico de los calzoncillos no siempre favorece. Para empezar, dirigirá la mirada de los demás hacia él, por tanto, depende cuánto quieras presumir de cintura. En segudo lugar, hay elásticos bonitos y otros que no lo son tanto, lo que puede ser un buen punto de partida a la hora de elegir tus próximos calzoncillos.

8. Slip, bóxer, tanga o long john… cada opción tiene sus ventajas y sus inconvenientes. La elección depende del día y de la comodidad que cada uno le pida a su ropa interior.

9. Mejor con calzoncillos siempre, pero sobre todo en invierno. No descartes los calzoncillos largos o long john para los días más fríos. Hay modelos ajustados para una mayor comodidad.

10. Elige bien la talla. Tanto una talla demasiado grande como una demasiado pequeña puede resultar realmente molestas e interferir en el resto de tu imagen.

Desde que David Beckam posó en 2012 como imagen de H&M, el tema de la ropa interior masculina ha recobrado la importancia que se merece.

image
Y es que una buena imagen siempre es mejor si se empieza por el principio (y no me estoy refiriendo a la depilación láser).

La ropa interior revela importantes aspectos sobre nuestra personalidad, estado de ánimo y también sobre nuestras intenciones. Pero, en el caso de los hombres, las opciones son tantas que es importante establecer un criterio para aprender a elegir bien.
1. Ni tu madre, ni tu hermana, ni tu novia. Un hombre ha de ser capaz de elegir sus propios calzoncillos.

2. Elige ropa interior de calidad, es decir, de tejidos sencillos pero a base de fibras naturales, como el algodón. La seda o el raso mejor dejarlos para otras prendas.

3. Los calzoncillos desgastados solo quedan bien en un sitio: en el cubo de la basura.

4. Invierte en ropa interior. No resulta tan caro cuando piensas que se trata de las pocas prendas que utilizas todos los días.

5. Los estampados clásicos (rayas o cuadros) siempre funcionan mejor que los estampados «chistosos» o infantiles. Aunque un punto de humor en tus calzoncillos favoritos, está permitido.

6. Los colores más comunes y menos problemáticos son los neutros: blanco, negro, gris.

7. Enseñar el elástico de los calzoncillos no siempre favorece. Para empezar, dirigirá la mirada de los demás hacia él, por tanto, depende cuánto quieras presumir de cintura. En segudo lugar, hay elásticos bonitos y otros que no lo son tanto, lo que puede ser un buen punto de partida a la hora de elegir tus próximos calzoncillos.

8. Slip, bóxer, tanga o long john… cada opción tiene sus ventajas y sus inconvenientes. La elección depende del día y de la comodidad que cada uno le pida a su ropa interior.

9. Mejor con calzoncillos siempre, pero sobre todo en invierno. No descartes los calzoncillos largos o long john para los días más fríos. Hay modelos ajustados para una mayor comodidad.

10. Elige bien la talla. Tanto una talla demasiado grande como una demasiado pequeña puede resultar realmente molestas e interferir en el resto de tu imagen.

Deja tu comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Andrea Vilallonga
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@andreavilallonga.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies