Cuando la ficción supera la realidad

160718pokemon160718pokemonPokemon-Pikachu-Go_EDIIMA20160711_0645_18160718pokemon160718pokemonPokemon-Pikachu-Go_EDIIMA20160711_0645_18Llega en nuestro país la fiebre de los Pokemons
Esta semana no podía hablar de otra cosa. Todos los medios de comunicación y redes sociales van llenas. Que si avalanchas de gente en Central Park, dejando los vehículos en marcha y en medio de la calle para cazar a uno de nombre impronunciable, que si la policía tiene que rescatar a una pareja de asiáticos en el túnel de la Rovira, en Barcelona, porqué allí había uno de tierra… Y pensando que nada podría superar las excursiones que se montan con barcos en alta mar o los que incorporan su teléfono móvil en un drone para conseguir más puntos de agua e aire respectivamente… Me equivocaba, ¡no sé en qué mundo vivo!
Y es que para los fanáticos del juego no hay límites. Hace unas horas leía que un hombre americano ha disparado a dos chicos, que estaban en su coche, la pasada madrugada buscando Pokemons. Parece que los bichos estaban en su jardín, y cuando el propietario escucho ruido, salió armado de su casa y los disparó, pensándose que le querían robar.
Si hace años ya vivimos esta fiebre de Pikachus mediante videojuegos y merchandising en todos los sitios, ahora parece que la enfermedad es más grave. Mientras la compañia Nintendo duplica su precio en bolsa, la realidad del día a día es distinta para sus millones de seguidores en el mundo entero.

Pokemon-Pikachu-Go_EDIIMA20160711_0645_18

Deja tu comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Andrea Vilallonga
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@andreavilallonga.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.