casino militar madrid comedor gran casino madrid torrelodonoes restaurante casino de barcelona online telefono casino gran madrid torrelodones extraordinario para visitar el casino de madrid licencias de casinos en espana historia casino social en espana bonos sin deposito casinos espana agosto antic casino de barcelona casino madrid apuestas de futbol escort casino barcelona casino de la plaza espana video de torneo principal casino barcelona 1-a casinos cerca centros escolares madrid el restaurante del casino de madrid que horario tiene cartamundi casino royale poker set casino roxy poker casinos online fuera espana casino gran madrid sa presidente del casino de madrid bonos espana casino a que hora abre el gran casino de torrelodones madrid conferencia mali casino madrid casino live madrid descargar casino royale en espanol espana casino militar restaurante gran via madrid celebracion boda casino madrid casino guadalajara poker legalidad casinos online espana casino salies du salat poker casinos online opiniones espana torneo poker casino alicante restaurante casino de madrid opiniones todos los casinos con licencia online espana casino gran madrid colon trabajo madrid casino las vegas precio entrada casino gran madrid colon ruby fortune online casino espana aparcamiento casino barcelona barcelona casino nearby night clubs

¡Adiós calcetines!

El buen tiempo ya está aquí. Queridas gabardinas, estimados calcetines… ha sido un placer, ¡hasta el año que viene! Pero que nadie se ponga triste. En cuestión de moda, el fin de una temporada es el inicio de la siguiente.

(FOTO 1)

 

 

Cuando llega la primavera, los días se hacen más largos, el cielo se vuelve más azul y las terrazas se llenan de gente. Todo parece marchar de maravilla, a no ser por una pequeña tarea que tradicionalmente suele quedarnos pendiente (de forma repetida) para el próximo fin de semana: el cambio de armario.

Con el paso del tiempo, muchas personas tienden a ir acumulando más y más prendas, motivo por el cual el cambio de armario resulta cada vez un poco más difícil. Para solucionarlo, muchos optan por inventarse espacios donde antes no los había y llenarlos con bolsas o cajas llenas de ropa: debajo de la cama, en los altillos de la habitación de los niños o incluso en el garaje. Pero ésta solución funciona sólo hasta el día en el que descubrimos que los espacios vacíos “extra” también se acaban.

Sin embargo, existe una manera más inteligente de afrontar el cambio de armario y consiste, simplemente, en seguir un método.

Estas son algunas de las recomendaciones que me parecen útiles y que me gustaría compartir con vosotros para que, la próxima vez que os veáis a punto de comenzar la lucha frente a un gran montón de ropa contéis con las herramientas necesarias para dejarle bien clarito quién manda a quién.

  • Hazte una pregunta: ¿Qué necesito más, la prenda o el espacio que ésta ocupa en mi armario?

Está claro que aquellas personas que disponen de un vestidor de ocho  puertas lo tienen más fácil a la hora de colocar y reorganizar su ropa. Sin embargo, también ellos pueden hacerse esta pregunta si desean dejar de almacenar cosas porque sí.

(FOTO 2)

 

Es importante apreciar el espacio vacío que deja una prenda, bien porque puede ser de gran utilidad para hacer sitio a otra que nos interesa más o bien por el valor que tiene en sí mismo. Un armario abarrotado es muy difícil de gestionar y nos complica la vida. En cambio, si el mismo armario incluye espacios vacíos, nos permitirá conservar las prendas en mejores condiciones y localizarlas rápidamente.

En otras palabras, aprovecha el cambio de armario para tomar decisiones sobre ropa de la temporada pasada y deshazte de todas aquellas prendas que no utilizas, que están en mal estado o que simplemente no encajan con tu estilo actual. ¡Es la oportunidad de reconquistar tu propio espacio!

 

  • Dobla tus prendas como nunca. 

La ropa de invierno (bufandas, gorros, calcetines, jerséis de lana…) ocupa más. Por eso, es importante plegar cada prenda con calma y dedicación, intentando evitar las arrugas al máximo. A continuación, utilizar bolsas de plástico con cierre hermético o con cremallera puede ayudarnos a ahorrar espacio, ya que comprimen ligeramente las prendas y, además (al ser transparentes), nos permiten ver su contenido desde el exterior. En el caso de utilizar cajas, las cajas de tela permiten una mejor transpiración de los tejidos.

(FOTO 3)

Los abrigos, las camisas delicadas o las prendas más largas es preferible colgarlas en perchas, con los botones y las cremalleras abrochadas, para evitar que pasen mucho tiempo dobladas y acaben por deformarse.

 

  • Si amas a tus zapatos, demuéstralo. 

Los zapatos suelen presentar el problema más complicado a la hora de hacer el cambio de la temporada de invierno a la de primavera/verano. Las botas, los botines, los zapatos planos e incluso las zapatillas de andar por casa constituyen una de las colecciones más “abultadas” de todos los armarios. Y no vale volcarlos en un par de cajas gigantes y abandonarlos. Ni dejarlos donde estaban hasta que llegue el invierno que viene, como si se tratara de muebles. Lo que hay que hacer es almacenarlos en buenas condiciones y, para ello, primero hay que limpiarlos o (si lo necesitan) repararlos. A continuación, puedes almacenarlos en sus propias cajas o bien en bolsas por pares, como si acabaran de salir de la tienda. De esta forma, el año que viene cuando vuelvas a buscarlos, ellos te estarán esperando con una sonrisa.

(FOTO 4)

 El buen tiempo ya está aquí. Queridas gabardinas, estimados calcetines… ha sido un placer, ¡hasta el año que viene! Pero que nadie se ponga triste. En cuestión de moda, el fin de una temporada es el inicio de la siguiente.

(FOTO 1)

 

 

Cuando llega la primavera, los días se hacen más largos, el cielo se vuelve más azul y las terrazas se llenan de gente. Todo parece marchar de maravilla, a no ser por una pequeña tarea que tradicionalmente suele quedarnos pendiente (de forma repetida) para el próximo fin de semana: el cambio de armario.

Con el paso del tiempo, muchas personas tienden a ir acumulando más y más prendas, motivo por el cual el cambio de armario resulta cada vez un poco más difícil. Para solucionarlo, muchos optan por inventarse espacios donde antes no los había y llenarlos con bolsas o cajas llenas de ropa: debajo de la cama, en los altillos de la habitación de los niños o incluso en el garaje. Pero ésta solución funciona sólo hasta el día en el que descubrimos que los espacios vacíos “extra” también se acaban.

Sin embargo, existe una manera más inteligente de afrontar el cambio de armario y consiste, simplemente, en seguir un método.

Estas son algunas de las recomendaciones que me parecen útiles y que me gustaría compartir con vosotros para que, la próxima vez que os veáis a punto de comenzar la lucha frente a un gran montón de ropa contéis con las herramientas necesarias para dejarle bien clarito quién manda a quién.

  • Hazte una pregunta: ¿Qué necesito más, la prenda o el espacio que ésta ocupa en mi armario?

Está claro que aquellas personas que disponen de un vestidor de ocho  puertas lo tienen más fácil a la hora de colocar y reorganizar su ropa. Sin embargo, también ellos pueden hacerse esta pregunta si desean dejar de almacenar cosas porque sí.

(FOTO 2)

 

Es importante apreciar el espacio vacío que deja una prenda, bien porque puede ser de gran utilidad para hacer sitio a otra que nos interesa más o bien por el valor que tiene en sí mismo. Un armario abarrotado es muy difícil de gestionar y nos complica la vida. En cambio, si el mismo armario incluye espacios vacíos, nos permitirá conservar las prendas en mejores condiciones y localizarlas rápidamente.

En otras palabras, aprovecha el cambio de armario para tomar decisiones sobre ropa de la temporada pasada y deshazte de todas aquellas prendas que no utilizas, que están en mal estado o que simplemente no encajan con tu estilo actual. ¡Es la oportunidad de reconquistar tu propio espacio!

 

  • Dobla tus prendas como nunca. 

La ropa de invierno (bufandas, gorros, calcetines, jerséis de lana…) ocupa más. Por eso, es importante plegar cada prenda con calma y dedicación, intentando evitar las arrugas al máximo. A continuación, utilizar bolsas de plástico con cierre hermético o con cremallera puede ayudarnos a ahorrar espacio, ya que comprimen ligeramente las prendas y, además (al ser transparentes), nos permiten ver su contenido desde el exterior. En el caso de utilizar cajas, las cajas de tela permiten una mejor transpiración de los tejidos.

(FOTO 3)

Los abrigos, las camisas delicadas o las prendas más largas es preferible colgarlas en perchas, con los botones y las cremalleras abrochadas, para evitar que pasen mucho tiempo dobladas y acaben por deformarse.

 

  • Si amas a tus zapatos, demuéstralo. 

Los zapatos suelen presentar el problema más complicado a la hora de hacer el cambio de la temporada de invierno a la de primavera/verano. Las botas, los botines, los zapatos planos e incluso las zapatillas de andar por casa constituyen una de las colecciones más “abultadas” de todos los armarios. Y no vale volcarlos en un par de cajas gigantes y abandonarlos. Ni dejarlos donde estaban hasta que llegue el invierno que viene, como si se tratara de muebles. Lo que hay que hacer es almacenarlos en buenas condiciones y, para ello, primero hay que limpiarlos o (si lo necesitan) repararlos. A continuación, puedes almacenarlos en sus propias cajas o bien en bolsas por pares, como si acabaran de salir de la tienda. De esta forma, el año que viene cuando vuelvas a buscarlos, ellos te estarán esperando con una sonrisa.

(FOTO 4)

 

El buen tiempo ya está aquí. Queridas gabardinas, estimados calcetines… ha sido un placer, ¡hasta el año que viene! Pero que nadie se ponga triste. En cuestión de moda, el fin de una temporada es el inicio de la siguiente.

FOTO 1

Cuando llega la primavera, los días se hacen más largos, el cielo se vuelve más azul y las terrazas se llenan de gente. Todo parece marchar de maravilla, a no ser por una pequeña tarea que tradicionalmente suele quedarnos pendiente (de forma repetida) para el próximo fin de semana: el cambio de armario.

Con el paso del tiempo, muchas personas tienden a ir acumulando más y más prendas, motivo por el cual el cambio de armario resulta cada vez un poco más difícil. Para solucionarlo, muchos optan por inventarse espacios donde antes no los había y llenarlos con bolsas o cajas llenas de ropa: debajo de la cama, en los altillos de la habitación de los niños o incluso en el garaje. Pero ésta solución funciona sólo hasta el día en el que descubrimos que los espacios vacíos “extra” también se acaban.

Sin embargo, existe una manera más inteligente de afrontar el cambio de armario y consiste, simplemente, en seguir un método.

Estas son algunas de las recomendaciones que me parecen útiles y que me gustaría compartir con vosotros para que, la próxima vez que os veáis a punto de comenzar la lucha frente a un gran montón de ropa contéis con las herramientas necesarias para dejarle bien clarito quién manda a quién.

  • Hazte una pregunta: ¿Qué necesito más, la prenda o el espacio que ésta ocupa en mi armario?

Está claro que aquellas personas que disponen de un vestidor de ocho  puertas lo tienen más fácil a la hora de colocar y reorganizar su ropa. Sin embargo, también ellos pueden hacerse esta pregunta si desean dejar de almacenar cosas porque sí.

FOTO 2

Es importante apreciar el espacio vacío que deja una prenda, bien porque puede ser de gran utilidad para hacer sitio a otra que nos interesa más o bien por el valor que tiene en sí mismo. Un armario abarrotado es muy difícil de gestionar y nos complica la vida. En cambio, si el mismo armario incluye espacios vacíos, nos permitirá conservar las prendas en mejores condiciones y localizarlas rápidamente.

En otras palabras, aprovecha el cambio de armario para tomar decisiones sobre ropa de la temporada pasada y deshazte de todas aquellas prendas que no utilizas, que están en mal estado o que simplemente no encajan con tu estilo actual. ¡Es la oportunidad de reconquistar tu propio espacio!

  • Dobla tus prendas como nunca. 

La ropa de invierno (bufandas, gorros, calcetines, jerséis de lana…) ocupa más. Por eso, es importante plegar cada prenda con calma y dedicación, intentando evitar las arrugas al máximo. A continuación, utilizar bolsas de plástico con cierre hermético o con cremallera puede ayudarnos a ahorrar espacio, ya que comprimen ligeramente las prendas y, además (al ser transparentes), nos permiten ver su contenido desde el exterior. En el caso de utilizar cajas, las cajas de tela permiten una mejor transpiración de los tejidos.

FOTO 3

Los abrigos, las camisas delicadas o las prendas más largas es preferible colgarlas en perchas, con los botones y las cremalleras abrochadas, para evitar que pasen mucho tiempo dobladas y acaben por deformarse.

  • Si amas a tus zapatos, demuéstralo. 

Los zapatos suelen presentar el problema más complicado a la hora de hacer el cambio de la temporada de invierno a la de primavera/verano. Las botas, los botines, los zapatos planos e incluso las zapatillas de andar por casa constituyen una de las colecciones más “abultadas” de todos los armarios. Y no vale volcarlos en un par de cajas gigantes y abandonarlos. Ni dejarlos donde estaban hasta que llegue el invierno que viene, como si se tratara de muebles. Lo que hay que hacer es almacenarlos en buenas condiciones y, para ello, primero hay que limpiarlos o (si lo necesitan) repararlos. A continuación, puedes almacenarlos en sus propias cajas o bien en bolsas por pares, como si acabaran de salir de la tienda. De esta forma, el año que viene cuando vuelvas a buscarlos, ellos te estarán esperando con una sonrisa.

FOTO 4

Deja tu comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Andrea Vilallonga
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@andreavilallonga.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.