Entrena a tu cerebro

Seguramente has oído hablar del brain training o las técnicas para mejorar nuestras habilidades cognitivas. Sin embargo, antes de entrenar a tu cerebro es preferible empezar por llevarse bien con él.
image

Nuestro cerebro no sólo es un órgano lleno de información almacenada o potencial por descubrir. También es un compañero de vida con el que nos relacionamos conscientemente desde el momento en que oímos el despertador por las mañanas. Es, como una voz interna que se genera automáticamente en función de nuestros pensamientos. Una persona con pesimista con pensamientos excesivamente críticos o destructivos, irá siempre acompañada por una voz gruñona y desalentadora, mientras que alguien con una actitud positiva hacia su entorno y hacia sí misma, escuchará el eco de unos pensamientos favorables o motivadores.

Y, la verdad, es que ninguna de estas dos voces tiene porqué corresponderse con la realidad. De hecho, la mayor parte de la información que somos capaces de descifrar procedente de nuestro cerebro no es más que una reconstrucción subjetiva de la realidad. Un puzzle imaginario hecho con trozos de percepciones, recuerdos, creencias e imaginación. El resultado es lo que se llama «percepción» o punto de vista.

image

Pero, lo que sí es cierto es que nuestro cerebro puede ser nuestro mejor o nuestro peor enemigo. De alguna manera, también somos lo que pensamos. Por tanto, un entrenamiento para potenciar una relación saludable con nuestro cerebro debería incluir 3 rutinas básicas.

– Más pensamientos positivos: ser agradecido, valorar los detalles, ver la parte buena.

– Aceptar la adversidad y tratar de superarla sin caer en pensamientos negativos circulares.

– Dejarle descansar. Las horas de sueño, la actividad física o la meditación regulan la actividad cerebral. De vez en cuando, el mejor entrenamiento para nuestro cerebro consiste en un ejercicio fácil y difícil al mismo tiempo: desconectar.

Seguramente has oído hablar del brain training o las técnicas para mejorar nuestras habilidades cognitivas. Pero antes de entrenarlo, es preferible empezar por llevarse bien con él.

image

Nuestro cerebro no sólo es un órgano lleno de información almacenada o potencial por descubrir. También es un compañero de vida con el que nos relacionamos conscientemente desde el momento en que oímos el despertador por las mañanas. Es, como una voz interna que se genera automáticamente en función de nuestros pensamientos.

Así, una persona con pesimista con pensamientos excesivamente críticos o destructivos, irá siempre acompañada por una voz gruñona y desalentadora, mientras que alguien con una actitud positiva hacia su entorno y hacia sí misma, escuchará el eco de unos pensamientos favorables o motivadores.

Y, la verdad, es que ninguna de estas dos voces tiene porqué corresponderse con la realidad. De hecho, la mayor parte de la información que somos capaces de descifrar procedente de nuestro cerebro no es más que una reconstrucción subjetiva de la realidad. Un puzzle imaginario hecho con trozos de percepciones, recuerdos, creencias e imaginación. El resultado es lo que se llama «percepción» o punto de vista.

image

Pero, lo que sí es cierto es que nuestro cerebro puede ser nuestro mejor o nuestro peor enemigo. De alguna manera, también somos lo que pensamos. Por tanto, un entrenamiento para potenciar una relación saludable con nuestro cerebro debería incluir 3 rutinas básicas.

– Más pensamientos positivos: ser agradecido, valorar los detalles, ver la parte buena.

– Aceptar la adversidad y tratar de superarla sin caer en pensamientos negativos circulares.

– Dejarle descansar. Las horas de sueño, la actividad física o la meditación regulan la actividad cerebral. Es importante entrenarse en un ejercicio fácil y difícil al mismo tiempo: desconectar.

Deja tu comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Andrea Vilallonga
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@andreavilallonga.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.