El mito del cuerpo perfecto

imageAntes del verano, nuestros complejos se disparan frente a la idea de conseguir un cuerpo perfecto. Pero, ¿a qué se corresponde esa idea? ¿realmente existen los cuerpos perfectos o son sólo una respuesta a convicciones culturales pasajeras?

image

Cuerpos atléticos, muslos firmes, abdomen plano, pieles tersas y bronceadas… todos tenemos en la cabeza una idea más o menos preconcebida de lo que significa tener un cuerpo perfecto para lucir en verano.

Sin embargo, esta idea también es subjetiva y varía según la época y la cultura a la que pertenezcamos. Podría decirse que, con el tiempo, no sólo el pensamiento cambia: también cambia la idea sobre el estereotipo de belleza comúnmente aceptado.

En la cultura egipcia, por ejemplo, la ide de un cuerpo perfecto se asociaba a un cuerpo esbelto, con hombros estrechos, cintura fina y cara simétrica. Unos siglos después, en la Grecia Antigua, lo que se perseguía era la armonía y la proporción de las formas, además de una piel pálida, una estructura robusta y unos pómulos redondeados.

image

Un cuerpo con curvas pronunciadas y un estómago redondeado sería el ideal de belleza para los renacentistas italianos: pieles pálida, grandes pechos y voluptuosas caderas definían entonces el cuerpo perfecto.

De cara al próximo verano, tú misma puedes elegir cuál es tu ideal de belleza. Lo único que no podrás elegir es el hecho de que tu cuerpo es perfecto para cuidarlo, conocerlo y aprender a sacarle todo su potencial.

Antes del verano, nuestros complejos se disparan frente a la idea de conseguir un cuerpo perfecto. Pero, ¿a qué se corresponde esa idea? ¿realmente existen los cuerpos perfectos o son sólo una respuesta a convicciones culturales pasajeras?
image

Cuerpos atléticos, muslos firmes, abdomen plano, pieles tersas y bronceadas… todos tenemos en la cabeza una idea más o menos preconcebida de lo que significa tener un cuerpo perfecto para lucir en verano.

Sin embargo, esta idea también es subjetiva, ya que estereotipo de cuerpo perfecto varía según la época y la cultura a la que pertenezcamos. Podría decirse que, con el tiempo, no sólo el pensamiento cambia: también cambian la idea sobre el estereotipo de belleza comúnmente aceptado.

En la cultura egipcia, por ejemplo, la ide de un cuerpo perfecto se asociaba a un cuerpo esbelto, con hombros estrechos, cintura fina y cara simétrica. Unos siglos después, en la Grecia Antigua, lo que se perseguía era la armonía y la proporción de las formas, además de una piel pálida, una estructura robusta y unos pómulos redondeados.

image

Un cuerpo con curvas pronunciadas y un estómago redondeado sería el ideal de belleza para los renacentistas italianos: pieles pálida, grandes pechos y voluptuosas caderas definían entonces el cuerpo perfecto.

De cara al próximo verano, tú misma puedes elegir cuál es tu ideal de belleza. Lo único que no podrás elegir es el hecho de que tu cuerpo es perfecto para cuidarlo, conocerlo y aprender a sacarle todo su potencial.

Deja tu comentario

Regálanos

Descubrir qué nos hace únicos y sacar de ello lo mejor de nosotros mismos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies