Alejandro Aravena, el nuevo “arquitecto”

El chileno es premiado con el Pritzker, gracias a la responsabilidad social en sus proyectos

Alejandro Aravena

No viste de negro, ni lleva gafas de pasta, ni una moleskine con un puntafinas en sus reuniones. Alejandro Aravena, huye del prototipo de arquitecto moderno. El premio Pritzker de este año lo ha ganado este chileno de cuarenta y tantos años, construyendo una imagen personal atractiva y fácil de vender. Igual que sus proyectos, quedáis avisados si veis las imágenes en la red de sus humildes casas de la Quinta de Mornoy.

Lejos de proyectos ostentosos e impagables, de museos privados y rascacielos; de grandes urbes como Nueva York, Dubai  o Shangai, el arquitecto se ha considerado “una revelación” tal y como describe el presidente del jurado del premio más prestigioso de la arquitectura. Y es que el más revelador, es la ampliación del papel de arquitecto que supone su manera de trabajar. Autor de viviendas sociales, e incrementales (en las que en lugar de recibir un piso terminado, el cliente obtiene una casa capaz de crecer cuando su economía lo permite) han demostrado una preocupación real por las ciudades y sobre todo, por la humanidad.

Por ejemplo, con la reconstrucción de la ciudad de la Constitución, que en 2010 superó con éxito un importante terremoto, pero no el posterior tsunami. Elemental (el estudio del ahora prestigioso arquitecto y sus cuatro socios) consultaron con los ciudadanos e idearon un espacio público capaz de disipar la energía sísmica con la ficción de los nuevos parques. Su nuevo concepto de la profesión es clara: recuperar el peso social  y alejarse de la irrelevancia.

Hoy en día, la economía de Chile, se ralentiza y sus instituciones notan un bache considerable. La misma burbuja que pinchó en España hace ocho años, pierde aire en Suramérica. Con un poco de suerte, el golpe no será tan duro para ellos. No sólo porque nos tienen como referencia, sino porque Aravena, al menos,  ya está salvado en otra parte, trabajando en Europa y en Asia con su Pritzker y sus casitas para familias pobres.

Deja tu comentario

Regálanos

Descubrir qué nos hace únicos y sacar de ello lo mejor de nosotros mismos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies